fbpx

๐— ๐’๐ž๐ฆ๐š๐ง๐š ๐๐ž ๐„๐ฌ๐ญ๐ฎ๐๐ข๐จ๐ฌ ๐Œ๐ž๐๐ข๐ž๐ฏ๐š๐ฅ๐ž๐ฌ (๐’๐„๐Œ)

Tengo el placer de participar en la ๐— ๐’๐ž๐ฆ๐š๐ง๐š ๐๐ž ๐„๐ฌ๐ญ๐ฎ๐๐ข๐จ๐ฌ ๐Œ๐ž๐๐ข๐ž๐ฏ๐š๐ฅ๐ž๐ฌ (๐’๐„๐Œ) organizada por el Programa de Estudios Medievales (PEM) de la Universidad de Brasilia (UnB)โ€‰
โ€‰
Participarรฉ los dรญas 25 y 27 de enero.โ€‰
โ€‰
๐Ÿ—“๏ธ ๐Ÿ๐Ÿ“ ๐๐ž ๐ž๐ง๐ž๐ซ๐จ: Conferencia inaugural, ยซLa autoridad femenina en la Querella de las Mujeres: Teresa de Cartagena y Sor Juana Inรฉs de la Cruz.โ€‰
โ€‰
๐Ÿ—“๏ธ ๐Ÿ๐Ÿ• ๐๐ž ๐ž๐ง๐ž๐ซ๐จ: Lectura e interpretaciรณn, con Beatriz Santiago Ortiz (actriz), de los Enigmas de La Casa del Placer, de Sor Juana Inรฉs de l Cruz (1694)โ€‰
โ€‰
โž–โž–โž–โž–โž–โ€‰
โ€‰
๐‹๐š ๐š๐ฎ๐ญ๐จ๐ซ๐ข๐๐š๐ ๐Ÿ๐ž๐ฆ๐ž๐ง๐ข๐ง๐š ๐ž๐ง ๐ฅ๐š ๐๐ฎ๐ž๐ซ๐ž๐ฅ๐ฅ๐š ๐๐ž ๐ฅ๐š๐ฌ ๐Œ๐ฎ๐ฃ๐ž๐ซ๐ž๐ฌ: ๐“๐ž๐ซ๐ž๐ฌ๐š ๐๐ž ๐‚๐š๐ซ๐ญ๐š๐ ๐ž๐ง๐š ๐ฒ ๐’๐จ๐ซ ๐‰๐ฎ๐š๐ง๐š ๐ˆ๐งรฉ๐ฌ ๐๐ž ๐ฅ๐š ๐‚๐ซ๐ฎ๐ณ.โ€‰
๐Œ๐š๐ซรญ๐š-๐Œ๐ข๐ฅ๐š๐ ๐ซ๐จ๐ฌ ๐‘๐ข๐ฏ๐ž๐ซ๐š ๐†๐š๐ซ๐ซ๐ž๐ญ๐š๐ฌโ€‰
โ€‰
Mรญstica sapiencial: una forma de relacionarse que hace Mundoโ€‰
โ€‰
La รฉpoca medieval no se entiende, en mi opiniรณn, o no se entiende bien en su sustancia humana sexuada, si la historiografรญa y las historiadoras no tenemos en cuenta la Querella de las Mujeres. Tampoco se entienden bien, en Occidente, las รฉpocas posteriores a la Edad Media. Por eso, ha sido y es importantรญsimo que estรฉ superada la interpretaciรณn, defendida sobre todo por la historia de la literatura, que sostenรญa que la Querella de las Mujeres fue un debate literario; entendiendo por literario, ficticio, efรญmero, irreal: un mero pasatiempo de nobles ricas, sin consecuencias ni causas polรญticas y sociales.โ€‰
โ€‰
La historiografรญa femenina y feminista del siglo XX demostrรณ la falsedad de esta interpretaciรณn. Lo hizo como hizo la propia Querella: sin luchas ni guerras ni antinomias ni controversias, sino sencillamente hablando y ampliando con la palabra y la escritura el espectro de lo polรญtico, su alcance: ampliรกndolo, el espectro y el alcance de lo polรญtico, a la polรญtica sexual, a la posibilidad de nombrarla; y mostrando que la polรญtica sexual es el fundamento de la polรญtica. โ€‰
โ€‰
Todo ello sin necesitar ni un nuevo paradigma ni paradigma alguno, porque a una mujer y a su historia se le quedan pequeรฑos, los paradigmas. Y sin incluirse en lo que ya habรญa (una maniobra, la de la inclusiรณn sin mรกs, que a las mujeres nos empequeรฑece) sino transformando la concepciรณn misma de lo real: de la vida y de las relaciones.โ€‰
โ€‰
La mujer estรก siempre antes, la madre viene siempre antes. Esto es una evidencia de los sentidos. No es extraรฑo, por tanto, ni siquiera incoherente, que sea suya la concepciรณn de lo real. La lengua que hablamos es, precisamente, materna, lengua materna. La autoridad femenina nace y renace aquรญ.


โ„น๏ธLas conferencias se podrรกn ver a posteriori desde la web del congreso http://semanamedievalunb.com.br/

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analรญticos. Al hacer clic en el botรณn Aceptar, acepta el uso de estas tecnologรญas y el procesamiento de tus datos para estos propรณsitos. Mรกs informaciรณn
Privacidad